Cultura mas Turismo – Turismo cultural

 Resultado de imagen de Turismos culturalActualmente, algo está cambiando. Existen propuestas novedosas, una incipiente colaboración entre asesores culturales y empresarios donde se habla de una mejor interacción en el espacio del llamado turismo cultural. 

En Europa, se fueron creando las condiciones de lo que sería el llamado turismo: la mujer inició fuertemente la carrera contra el analfabetismo, se volvió una asidua lectora y su curiosidad por conocer otros lugares creció. La alimentación y la salud de la población mejoró gracias a las vacunas y atrás quedaron las epidemias; la población dejaba ese temor y podía viajar.

Militarmente, la conquista de Egipto por Napoleón Bonaparte había despertado el interés de egiptólogos y de la comunidad por la antigüedad faraónica: otra cultura motivaba su curiosidad. Tecnológicamente, el ferrocarril y el barco de vapor sustituyeron el transporte tirado por caballos y la velocidad del viento en los clippers: los tiempos se acortaron en las mismas distancias. La fotografía se divulga mundialmente con el procedimiento del daguerrotipo y el asombro de paisajes o de culturas exóticas motiva el deseo por desplazarse.  Las exposiciones internacionales, tecnológicas y comerciales, de Londres y París también contribuyeron a conocer otros países.

La literatura nos hace suponer que también contribuyó a despertar imaginaciones: Julio Verne y La vuelta al mundo en 80 días, pudo ser una buena propaganda para viajar. La relación inicial entre la industria del turismo y la cultura fue producto de las necesidades de la primera, pero siempre bajo cierto reclamo desde el lado de la cultura que consideraba que era tomada en cuenta como un componente banal y rentable, nada más. Esta situación queda claramente expuesta a partir de los años cincuenta del siglo pasado, cuando el viajar se transformó en una fiebre, en un asunto de masas.

La planeación turística hoy en día debe contemplar el componente cultural; ya no puede dejarse esa relación a la improvisación o simplemente envolver la cultura en un llamativo papel celofán; hacerlo así pone en riesgo el patrimonio cultural, específicamente el inmaterial, la cultura viva. Calcular los impactos cualitativos, considerando la categoría social y cultural, permitirían conocer los cambios en la estructura colectiva y en la forma de vida de los residentes en los lugares de destino.

El patrimonio cultural material es el que, aparentemente, presenta menos riesgo de impacto negativo en su relación con el turismo, aunque habría que revisar casos como el de Venecia donde la ciudad esta despoblándose para quedar como un escenario para el visitante. La planeación y el ordenamiento de entrada de los visitantes, tal y como sucede en Francia con sus decenas de millones de turistas que visitan sus museos y la protección de sus 44,236 edificios históricos son un buen ejemplo que contrasta.

La cultura no puede medir sus beneficios cuantitativamente como lo puede hacer la industria turística, sus cuentas son cualitativas. La cultura, específicamente la inmaterial,  es un compendio de significados transmitidos históricamente, que está representada en formas simbólicas por medio de las cuales el Hombre se comunica, perpetúa y desarrolla su conocimiento de la vida y sus actitudes con respecto a ésta.  Esta cultura y su patrimonio material pueden convivir mejor con esos cientos de millones de personas que tienen la condición de turistas que transitan por el mundo. Cada país tiene una capacidad de carga turística en muchos destinos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *